¿Clases a domicilio o en la escuela?

Enseñanza a domicilio

Esta modalidad consiste en programar clases a domicilio de aproximadamente una hora, con el objeto de  avanzar, por orden de prioridades, sobre los objetivos planteados en el programa de enseñanza personalizado, acordado al inicio. Las clases a domicilio se programan con una frecuencia de entre una y tres veces por semana. La elección de la frecuencia de las clases queda a tu criterio, dado que no afecta el aprendizaje en términos de cantidad de clases, si obviamente, en términos de tiempos calendarios.

La principal ventaja de este sistema es la posibilidad de trabajar en paralelo el aprendizaje del perro y la enseñanza de su dueño.

Recomendamos esta modalidad, en los siguientes casos:

  • Si te interesa  participar durante el desarrollo del proceso de aprendizaje.
  • Si el trabajo es muy corto en el tiempo.
  • Si el trabajo es largo y no existe urgencia por el aprendizaje rápido de tu perro.
  • Si la conducta actual de tu perro no representa un peligro.
  • Si preferís seguir viviendo con tu perro durante el período de instrucción.

 

Enseñanza en la escuela

Esta modalidad consiste en alojar a tu perro en nuestra escuela y realizar aquí el proceso de enseñanza programado.

Mientras dura la estadía, podes visitar a tu perro para observar sus avances, aprender tu rol, practicar y, obviamente, mantener el contacto.

Tu preparación como guía, podes realizarla en nuestra escuela, mediante clases programadas, videos explicativos, o a través de clases a domicilio, una vez finalizado el período de instrucción.

La principal ventaja de esta modalidad de enseñanza, es el trabajo intensivo con el perro, la sociabilización con  perros compatibles y la velocidad en alcanzar los objetivos.

Te recomendamos esta modalidad, en los siguientes casos:

  • Cuando acelerar los pasos del proceso de aprendizaje sea un objetivo prioritario.
  • Cuando la sociabilización con otros perros sea un objetivo prioritario.
  • Cuando no sea posible tu participación regular en las clases correspondientes a la modalidad de enseñanza a domicilio o cuando no dispongas del tiempo necesario para aplicar las técnicas en forma directa (por ejemplo en la modificación del hábito sanitario, que requiere de una dedicación diaria en la que debemos adecuarnos a los tiempos del perro).
  • Cuando la conducta de tu perro resulte sumamente molesta o peligrosa.