En Escuela Canina GB la reducción del castigo en la enseñanza forma parte central de nuestra filosofía, de nuestra formación y hasta podríamos decir…de nuestro orgullo.

Gustavo BiancoDirector Escuela Canina GB

Preguntas vinculadas a temas administrativos

¿Cuáles son los requisitos de ingreso, cursada y aprobación?

    • Nuestra formación se encuentra abierta al público en general. De todas maneras, resulta oportuno aclarar que las personas que no hayan aprobado el nivel de educación secundario podrían encontrar dificultades en la comprensión de algunos contenidos, superiores a las que encuentra el promedio de los alumnos. 
    • Tanto en la formación 100 x 100 online, como en la semipresencial, cada alumno deberá disponer de un perro (como mínimo) que deberá cumplir con los siguientes requerimientos: 1. Que haya terminado el plan de vacunación inicial (tercera dosis de vacuna séxtuple y primera de antirrábica), 2. Que no presente problemas de conducta severos vinculados a miedos o agresión. En caso de presentarse miedo o agresión en niveles altos, podrás consultarnos para que evaluemos el caso, dado que podríamos incluirlo en la cursada al llegar el módulo correspondiente a la modificación de conductas indeseables. 3. Que se encuentre en buenas condiciones físicas y sanitarias. 
    • En el formato semipresencial el alumno deberá asistir al 75 % de las clases presenciales. A su vez, el alumno deberá concurrir con perro el 75% de sus asistencias. 

¿Existe un límite de edad para los alumnos?

No existen restricciones en cuanto al límite de edad.

¿Cuáles son los requisitos para que los alumnos reciban el certificado de aprobación?

Para acceder a la certificación los alumnos deberán: 1. No adeudar cuotas, 2. Cumplir con los porcentajes requeridos de asistencia (tanto los referidos a la asistencia personal, como a la asistencia con perro) 3. Aprobar el examen teórico y práctico previsto. 

¿Qué ocurre si un alumno acumula más ausentes de los permitidos?

Deberá completar en la próxima cursada (sin cargo extra) las clases que sean necesarias para alcanzar la mínima asistencia permitida. Recién en ese momento rendirá el examen y se le entregará el certificado. 

¿Puedo comenzar la formación online en cualquier momento?

Si, una de las posibilidades que te brinda el formato online que ofrecemos es que puedes comenzar a cursar y retomar en cualquier momento y en cualquier horario.

¿Cuánto dura la formación online?

El formato online presenta unas 50 horas de grabación divididas en 5 módulos y clases complementarias que puedes cursar a tu ritmo. Generalmente el alumno promedio suele cursar cada módulo en un período de un mes. Si bien las variables que inciden en la velocidad son muchas, las dos principales son: el tiempo disponible para cursar y la formación previa del alumno. Si el alumno cuenta con conocimientos previos podrá permitirse cursar de manera más acelerada; mientras que, si el alumno dispone de pocos conocimientos previos, muy probablemente necesitará repetir algunas clases y algunos fragmentos para incorporar determinados conceptos que no resultan tan accesibles de asimilar ante una primera aproximación. Por último, no existe límite de tiempo para la cursada online. Ir a tu ritmo, implica también retrasarte más que el promedio, detenerte, abandonar eventualmente la cursada y retomarla en cualquier otro momento.

¿Puedo comenzar la formación semipresencial en cualquier momento?

No, la formación semipresencial comienza en marzo y finaliza en noviembre de cada año.

¿Cuánto dura la formación semipresencial?

El formato semipresencial se cursa en un año lectivo (9 meses). 

¿Si dejo de cursar la formación semipresencial y quiero retomar luego puedo hacerlo?

Si, puedes suspender la cursada y retomar luego. En caso de que hayas suspendido por un período superior a dos años, deberás elegir entre recursar el período cursado, o volver a dar los exámenes del período cursado. En el primer caso, deberás abonar nuevamente la cursada y, en el segundo caso deberás abonar el derecho a examen. 

¿El examen es teórico y práctico?

Si, el examen es teórico y práctico.

¿Qué pasa si desapruebo el examen?

Si desapruebas el examen, de manera indefinida tendrás nuevas oportunidades para volverlo a dar. A partir del segundo examen desaprobado, deberás abonar el derecho a examen correspondiente.

¿Puedo pagar en cuotas?

Si, puedes pagar en cuotas. Si abonas en pesos argentinos el pago en cuotas se verá incrementado por los efectos inflacionarios. 

¿Cuáles son los medios de pago?

Puedes abonar en efectivo en Escuela Canina GB, por depósito bancario, por mercado pago o por PayPal.

¿Puedo cursar un módulo por separado sin cursar la formación completa?

Sí, puedes hacerlo. Aun así, debes tener en cuenta que los contenidos de los módulos 2, 3, 4 y 5, asumen que conoces las bases teóricas que desarrollamos en el módulo 1. 

¿Cuántas horas son videograbadas y cuántas presenciales?

Aproximadamente 50 horas videograbadas y 100 presenciales.

¿Dónde se cursan las clases presenciales?

Se cursan en Escuela Canina GB, cita en las cercanías del km. 54 de Panamericana (Ruta 9), Loma Verde, Escobar, Buenos Aires, Argentina.

¿Existe algún tipo de contacto previsto entre alumnos y docente durante el período comprendido entre clases?

Sí, los alumnos acceden a un grupo de Facebook y WhatsApp interno en el cual mantenemos en contacto, subimos material y planteamos dudas. Paralelamente, nos reunimos vía zoom todos los terceros sábados de cada mes. Este espacio tiene el objetivo de brindar clases complementarias, supervisión y respuestas ante todas las preguntas que vayan surgiendo durante la cursada. 

Preguntas vinculadas al plan de estudio

¿El Adiestramiento AF podría incluirse como parte del denominado “adiestramiento en positivo”?

El Adiestramiento Analítico Funcional, tal como el adiestramiento en positivo, maximiza el bienestar y minimiza el uso de la estimulación aversiva. Pero aún bajo esta misma línea de enseñanza, no solemos utilizar la denominación “adiestramiento en positivo”. Podemos decir entonces, que adherimos a la misma filosofía o misma línea de enseñanza a la que adhiere el adiestramiento en positivo, pero no a la nomenclatura que se ha elegido. El motivo por el cual preferimos otra denominación es porque el término “positivo” presenta en la psicología del aprendizaje un sentido muy distinto al de bienestar o malestar, al de bueno o malo. Y este sentido diferente que se le da al término “positivo” en el mundo del adiestramiento y en el campo de la psicología, genera muchas confusiones que evitamos si recurrimos a otra denominación. Por esto, solemos hablar de “adiestramiento amigable” en reemplazo de “adiestramiento en positivo”. El término “amigable”, por otra parte, no se encuentra orientado únicamente a los perros. El término amigable, tal como lo pensamos, presenta varias acepciones. Una de ellas es la de proponer también un trato amigable con los propietarios. En nuestro ambiente, no es extraño que los propietarios carguen con la etiqueta de “culpables” de los problemas de conducta que presentan sus perros. Desde nuestra perspectiva, entendemos que esta generalización puede ser injusta en una multitud de casos. El fracaso educativo suele estar atravesado por múltiples factores y no siempre los propietarios son los principales responsables. Entendemos además, que el éxito educativo es mucho más probable cuando logramos también “hacer equipo” con los propietarios sobre la base de un trato “amigable”.  

¿El análisis funcional de la conducta considera únicamente la conducta observable? ¿Qué lugar ocupan los procesos cognitivos y las emociones?

El enfoque AF considera en un mismo nivel de importancia la conducta observable, las cogniciones y las emociones. ¿Pero por qué razón se ha producido esta controversia? Una buena dosis de esta controversia surge de no aclarar previamente si le otorgaremos al término conducta un sentido restringido o amplio. Bajo un sentido restringido, el término conducta se limita al comportamiento públicamente observable; pero cuando le otorgamos un sentido amplio, el término conducta incluye tanto a aquellas acciones públicamente observables, como así también a la conducta encubierta y privada. Bajo este sentido amplio, los pensamientos y las emociones se incluirán en la categoría de conducta encubierta o privada. El análisis funcional de la conducta utiliza el término conducta en sentido amplio. Por tanto, un analista de conducta cuando habla de conducta se está refiriendo a la conducta públicamente observable, como así también a la conducta encubierta y privada (lo que otros enfoques denominan emociones y procesos cognitivos). Otro aspecto del asunto, que abordamos durante la cursada, se ubica en si las conductas encubiertas y privadas (o los procesos cognitivos y las emociones), pueden ser explicadas satisfactoriamente por los mismos mecanismos o procesos que explican la conducta públicamente observable. Independientemente de esto, analizamos a los organismos como un todo, esto es, considerando el nivel motor, cognitivo y emocional. 

Preguntas vinculadas a la certificación y a las condiciones de salida laboral

¿La certificación que se ofrece es oficial?

    • A nivel formativo el mundo del adiestramiento se encuentra desregulado. Existiría certificación oficial si existieran formaciones reguladas por el Ministerio de Educación. Lamentablemente, la falta de oficialidad formativa es generalizada. Y esto sigue siendo la realidad de nuestro campo laboral, aun cuando algunos países estén dando muestras, cuestionables o no, de algunos principios de regulación. Por esto, es necesario mantenerse atento a aquellos cursos que se ofrecen bajo el título de “oficial”, porque podría no ser cierta tal oficialidad. Al no existir una formación regulada por el Ministerio de Educación, a nivel legal, puede ejercer cualquier persona que se auto titule “adiestrador o educador canino”. Esta es nuestra realidad laboral actual. Por ende, aun cuando sea comprensible que los alumnos busquen obtener un certificado luego de la cursada, la verdad es que dicho certificado carece de validez y no será necesario para ejercer laboralmente. 

Por tanto, lo más importante para insertarse en un mercado laboral cada vez más competitivo, es el nivel teórico, el nivel técnico, y la capacidad de análisis que cada uno porte a la hora de pararse frente al cliente. Como se verá, en este contexto, el certificado cobra una importancia bastante relativa. Aun así, es entendible y legítimo que los alumnos le otorguen importancia al certificado. Y bajo este propósito, el prestigio de quien expide el certificado y quien lo avala (si lo hubiera), serán aspectos relevantes. 

En nuestro caso, el certificado que entregamos es expedido por Escuela Canina GB y avalado por la Asociación Argentina de Ciencias del Comportamiento (AACC), una organización civil y federal, sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es contribuir al desarrollo de la investigación científica y la docencia en ciencias del comportamiento. 

¿Si apruebo la formación ya me encuentro en condiciones para ejercer?

    • Aquí debemos diferenciar el nivel legal, del formativo y del ético. 

A nivel legal, dada la carencia de oficialidad formativa existente en nuestro campo laboral, cualquier persona puede autodenominarse adiestrador o educador canino y ejercer sin ningún tipo de problema. 

A nivel formativo, la considerable complejidad que presenta nuestro trabajo a la hora de pararnos frente al cliente, sumada a la alta y creciente competencia laboral, nos obliga a formarnos sólidamente, al menos si pretendemos insertarnos exitosamente. Una formación sólida demandará, entre otras cosas, el sostenimiento de nuestro estudio y de nuestro desempeño práctico a lo largo del tiempo. Por tanto, es necesario que pienses que la formación que demanda la educación canina como actividad laboral debe ser permanente. De todas maneras, es necesario aclarar que esta demanda de sostenimiento formativo permanente no es exclusiva de nuestro campo. En el mundo de hoy, la mayoría de los oficios y profesiones demandan formación y actualización constante. Y la educación canina, no es la excepción.

Por último, termina siendo una cuestión ética la decisión sobre cuándo comenzar a ejercer como educador canino. En nuestro caso, el alumno promedio que completa nuestra formación anual se encuentra en buenas condiciones para insertarse exitosamente en el mercado, ante casos de complejidad baja e intermedia. Ante casos severos, el educador novel tendría dos alternativas: la derivación y la supervisión. Cuando un educador deriva un caso a otro educador, el trabajo lo realizaría un tercero con más experiencia. Cuando un educador supervisa su trabajo, le da participación de alguna manera al educador más experimentado con la intención de obtener información relevante para el manejo del caso. Es importante observar que la supervisión es también una instancia de formación para el educador novel, dado que está incorporando conocimiento acerca de cómo intervendría un educador más experimentado. Por último, también a nivel ético, deberíamos comprometernos con una formación que se extienda a toda nuestra vida útil, y no se encuentre acotada a un período determinado. Entendemos que maximizar el desarrollo de nuestro potencial gracias a una formación de calidad sostenida en el tiempo, además de ser una decisión estratégica orientada a mejorar como profesionales, es una decisión ética orientada a mejorar como personas.