Nuestra Historia

Mi amor por los perros y el adiestramiento se remonta a mi temprana infancia. Fue curioso realmente cómo se generó este amor ya que no teníamos perro en casa. Fue quizás mi condición de hijo único, la que me impulsó a pedirles a mis viejos un perro insistentemente. Pero mis viejos no se encontraban aún en condiciones para sumar un nuevo integrante a la familia. Por esto y con la intención de calmar mi insistencia, no tuvieron mejor idea que comprarme un libro sobre el adiestramiento del ovejero alemán. Mi entusiasmo se incrementó exponencialmente con aquel libro y literalmente armé una gran película en mi cabeza. Mostraba más entusiasmo por este libro que por cualquier otra historieta infantil de la época. Aunque no podía leerlo en ese momento, todavía recuerdo las fotos de aquel libro de Tocani. Fue así como nació en mi cabecita, tempranamente, el deseo de tener un perro adiestrado. Pero a mis 6 años, una tardecita al llegar a casa, me encuentro con una increíble sorpresa, una ovejera alemán de 45 días me estaba esperando. Tanto la había soñado y fue tan grande mi sorpresa, que tuve miedo que no sea real. Cuando la vi, de inmediato pregunté si era de verdad y si la tendría todos los días. Estas preguntas quedaron como anécdota en mi familia. Fue hermoso criarme con “Diana”, fue encantador su carácter y me acompaño, “todos los días” hasta mis 18 años.

Así fue como esta temprana historia me marcó lo suficiente como para que, años más tarde, encontrara en un proyecto laboral, la mejor excusa para vivir en permanente contacto con los perros. Me inicié en el adiestramiento, gracias a un curso de 6 meses, en 1990 con “Mora”, mi siguiente ovejera. Guardo de ella un hermoso recuerdo y un emotivo video del año 92 que, a pesar de su mal estado, te invito a que lo visites en este sitio.

Así nació Escuela Canina GB, como un proyecto laboral que vino a saciar, en buena medida, el deseo de estar con perros. Al nacer el proyecto laboral, nació también el deseo de brindar un servicio de enseñanza de calidad, tanto para los perros como para los dueños. Pero para esto,  aunque sobraba entusiasmo, faltaban muchos recursos, tanto materiales como inmateriales. Estábamos en el 91 y yo era apenas un principiante que comenzaba a ofrecer mi servicio de adiestramiento mediante clases a domicilio. Desde mis comienzos, supe que era necesario desarrollar una política de crecimiento y mejora permanente para alcanzar mis objetivos. Como ingrediente adicional, poco se sabía de los caminos serios para formarse en el área. Así fue como se impuso un cambio importante en mi vida que se vino gestando durante estos años.  Abandoné mis estudios en la Facultad de Ciencias Económicas, a pesar de estar cursando el cuarto año, con 22 materias aprobadas y decidí cursar el ingreso para la carrera de psicología. Ya en la Facultad de Psicología de la UBA, la elección de materias electivas de orientación conductual,  me aportó invalorables herramientas teóricas, ya que accedí al conocimiento científico de los principios del aprendizaje animal y humano. En 1993 la escuela nace y se instala físicamente en Tortuguitas, en un pequeño terreno de 500 metros cuadrados. En 1995 la escuela se amplía al comprar el terreno lindero, ahora disponía de 800 metros cuadrados. Paralelamente, se incrementó mi esfuerzo por formarme en el área, tanto teórica como técnicamente.

La escuela siguió creciendo y en el año 2001 logra mudarse a Loma Verde, donde funciona actualmente en un terreno de 4000 metros cuadrados, con habilitación otorgada por la municipalidad de Escobar. Adicionalmente en estos años, mi participación en seminarios dictados por adiestradores reconocidos mundialmente, más una cantidad creciente de clientes en el ámbito del adiestramiento doméstico, me han aportado el aspecto técnico de mi formación. Así he avanzado siempre en mi aprendizaje, intentando integrar la práctica con la teoría.  Así pude cristalizar trabajos que recordaré siempre, como el adiestramiento de Ewok van Larenhei, campeón argentino de Schutzhund en el 2010 y  como mi querido “Tango” o Cobalt Zur Biennemburg, como se llamó oficialmente en su pedigree, con quien logré ubicarme como mejor rastro sudamericano entre 15 participantes, en el año 2005.

Cuatro años más tarde, me recibo de licenciado en psicología. De inmediato y con motivo del predominio que la orientación psicoanalítica presenta en la Universidad de Buenos Aires, decidí profundizar mi formación teórica en diversos cursos de posgrado sobre psicología conductista.

En el año 2011 y gracias a la Doctora en Psicología Mariana Bentosela, con quien he colaborado en su proyecto de investigación sobre el aprendizaje en los canidos, he desarrollado el primer curso formativo para nuevos adiestradores caninos, avalado por la Asociación Argentina de Ciencias del Comportamiento.

Actualmente, con la intención de difundir la misma filosofía que nos hizo crecer, continuamos con el dictado de cursos formativos para nuevos adiestradores y charlas gratuitas abiertas para todos los interesados sobre la conducta canina.

Hoy, luego de casi 25 años de servicio constante y como director de GB, mantengo el entusiasmo  de siempre y abro las puertas de mi escuela, con el deseo de dar la bienvenida a todos aquellos que deseen mejorar su relación con los perros.

Lic. Gustavo Gabriel Bianco
Director

INICIATIVA 1992

Video Iniciativa 1992, en el que Gustavo Bianco presenta a su perra Mora adiestrada en obediciencia avanzada.

El ciclo Iniciativa se transmitió en ese año por un canal de cable de la localidad de Pilar.